Las plantas no comen... beben

El azufre: Su importancia para la agricultura

El azufre: Su importancia para la agricultura

Se trata de un elemento abundante en la corteza terrestre, principalmente en rocas plutónicas (granito, gabro, pórfidos, etc.), pero también como componente de la materia orgánica del suelo. Presente también en la atmosfera como SO2 procedente de la actividad volcánica y la combustión del carbón y derivados del petróleo. Este SO2 atmosférico puede ser arrastrado al suelo por la lluvia y nieve.
Su uso en la agricultura está extendido como enmienda de suelos salinos y/o alcalinos, como fungicida y como nutriente, uso al cual nos referimos en este boletín.
Se trata de un macronutriente secundario que las plantas absorben en una cantidad similar e incluso mayor al fosforo entre 15 y 50 kg S por hectárea dependiendo de la especie cultivada, (37 a 125 kg SO3 por hectárea). Las plantas lo absorben como ion sulfato -SO4, vía radicular principalmente, siendo posteriormente reducido para la síntesis de aminoácidos azufrados como cisteína, cistina y metionina, formación de enzimas, terpenos, estercoles.
En suelos inundados, encharcadizos, y en general mal aireados, el azufre también puede existir en forma de sulfuro metálicos, como el sulfuro de hierro. Excepcionalmente en algunos arrozales, la descomposición anaeróbica de la materia orgánica junto con la ausencia de hierro (Fe), aparece sulfuro de hidrogeno (SH2) que origina una enfermedad fisiológica conocida por su nombre japonés “Akioki” o akiochi, o podredumbre radicular.

Azufre: necesidades y carencias

Las necesidades de azufre las podemos clasificar según especies cultivadas:

  • Muy alta en brassicas como colza, coles, rábanos, brócoli, etc.
  • Alta en leguminosas y oleaginosas como alfalfa, tréboles, judía, soja, girasol, etc.
  • Media-baja en cereales y plantas de escarda, maíz, patata, remolacha, etc.

Las carencias de azufre en los cultivos las podemos encontrar en todo el mundo a excepción de:

  • Zonas costeras, que reciben este elemento por la sal cíclica que arrastre el viento.
  • Proximidades de zonas industriales, donde el SO2 atmosférico suele ser mayor y es aportado al suelo por la lluvia. Este factor es cada vez menor, por las medidas anticontaminación que suelen imperar en los países desarrollados.
  • Suelos con sulfato de calcio (yeso) precipitado de forma natural, muy comunes en amplias zonas del este y sureste de la península ibérica.

Las carencias de azufre son muy frecuentes y de origen diverso: en suelos de textura más gruesa (arenosos y franco arenosos), zonas pluviometría alta o bajo irrigación, suelos con poca materia orgánica, suelos calcáreos.




En suelos deficientes en azufre, cuando se incorpora materia orgánica procedente del cultivo anterior, la carencia en el cultivo siguiente puede ser muy pronunciada por la inmovilización de azufre que llevan a cabo los microorganismos del suelo al descomponer los restos orgánicos. Esta situación es frecuente tras la incorporación de rastrojos de cultivo de cereal de invierno y cereal de primavera. La inmovilización de azufre ocurre cuando la relación Carbono/Azufre (C/S), presente en el suelo, es mayor de 200.
Un síntoma de la carencia de S en los cultivos es la clorosis, que puede ser confundida con carencia de Nitrógeno, si bien se diferencian porque en el caso del azufre esta carencia se manifiesta en las hojas más jóvenes por ser un elemento inmóvil dentro de la planta.
La incorporación de azufre en suelos con altos contenidos de fósforo inmovilizado produce la solubilización del mismo, lo que permite aprovechar este fosforo presente en el suelo de forma natural. Este hecho es muy común en amplias zonas del oeste peninsular, pero sobre todo en las vegas del rio Guadiana y rio Tajo.

Fertilizantes con azufre

A la hora de comparar contenidos en azufre de los distintos fertilizantes tenemos que tener en cuenta que la legislación que compete a este sector permite expresar los contenidos en Azufre elemental (S) o en Trióxido de Azufre SO3. Esto puede llevar a confusión a la hora de calcular la dosis a aplicar de un determinado fertilizante. Una unidad de S equivale a 2,5 unidades de SO3
La importancia de un buen suministro nutricional de azufre a los cultivos es fundamental para tener unos rendimientos y una calidad de cosecha óptimos. En HEROGRA FERTILIZANTES conocemos bien todas las cuestiones agronómicas relacionadas con este elemento, y tenemos una serie de productos fertilizantes que cumplen perfectamente el objetivo que conlleva una nutrición adecuada en todas las situaciones que hoy demanda la agricultura.
Gama HEROSOL®. Productos NPK sólidos, de fabricación “a la carta”, con azufre incorporado, via sulfato de hierro, o sulfato de amonio, o sulfato de magnesio o sulfato de potasa, diseñados según las necesidades nutritivas del cultivo.
Gama Nitrogenado Cinco Estrellas. Productos nitrogenados sólidos, destinados a fertilización de coberteras, tales como SOLUREA (40 N + 15 SO3), HERONIT® (27 N + 33 SO3),
Gama NEO®. NITROGENO ESTABILIZADO Y OPTIMIZADO, Nitrogenados de nueva generación con el nitrógeno más efectivos, que permiten ajustar la fertilización a la demanda real del cultivo, evitando las pérdidas de nitrógeno por volatilización a la atmósfera, y por tanto consiguiendo con su uso, por una mayor producción.
Gama FERTIGOTA® AZUFRE y HEROSULF. Abonos líquidos para fertirrigación fabricados “a la carta”, NPK y nitrogenados líquidos, para su aplicación a través del sistema de riego junto con el agua.

neo

heronit

nirogenados

sulfaton