Las plantas no comen... beben