Las plantas no comen... beben

¿Cuáles son las principales necesidades nutricionales del olivar?

¿Cuáles son las principales necesidades nutricionales del olivar?

Nitrógeno: factor de crecimiento y desarrollo.

Necesario para la formación de los aminoácidos, proteínas y enzimas.
Se presenta en forma nítrica, de disponibilidad inmediata para la planta, y en forma amoniacal, de acción más prolongada ya que debe sufrir el proceso de nitrificación.

Fósforo: factor de precocidad.

Activa el desarrollo inicial de los cultivos y favorece la maduración.
Estimula el desarrollo de las raíces y favorece la floración y cuajado del fruto.

Potasio: factor de calidad.

Mejora la actividad fotosintética y aumenta la resistencia de la planta frente a la sequía, heladas y enfermedades.
Mejora el tamaño y la calidad de los frutos.

Azufre: nutriente de gran importancia para el olivo.

Es muy importante para el correcto desarrollo y rendimiento de la cosecha.
Es un elemento vital que mejora el rendimiento de las plantas y la calidad de los tejidos vegetales.

Tecnoliva es un fertilizante diseñado a medida por Herogra Fertilizantes con el que se consigue una perfecta y equilibrada nutrición del olivo, con tan solo una aplicación.

Su solubilidad inmediata, incluso en explotaciones de secano con escasas precipitaciones, demuestra su calidad y máxima rentabilidad por su inmediata incorporación al suelo. Su capacidad de disolución en una mínima fracción de agua se traduce en el máximo aprovechamiento nutricional para el olivar.

Tecnoliva es un fertilizante con una granulometría homogénea que permite una correcta aplicación e incorporación al suelo.

Su alto contenido en nitrógeno, elemento más importante en la fertilización del olivo, acelera la actividad vegetativa y el desarrollo de la planta, y aumenta la capacidad de asimilación de otros elementos.

Dispone de azufre, un claro diferenciador en el desarrollo de las proteínas, ayudando al almacenamiento de los azúcares dentro de la planta, indispensables en los procesos de formación de carbohidratos, aceites y grasas. Desbloquea el suelo, mejorando la absorción de nutrientes e incentivando el vigor de la planta.