Las plantas no comen... beben

All posts tagged Fertigota

¿Aminoácidos vía radicular? Fertigota Amino Potasio

Comentarios desactivados en ¿Aminoácidos vía radicular? Fertigota Amino Potasio

Fertigota Amino Potasio

Los aminoácidos en la agricultura pueden ser aplicados por el sistema de riego por goteo o por vía foliar. En este capítulo vamos a hacer hincapié en la aplicación radicular.

Los aminoácidos  se usan desde hace mucho tiempo, son compuestos orgánicos que contienen un grupo amino y un grupo carboxilo. Son los componentes básicos de las proteínas, macromoléculas complejas que en la planta desarrollan funciones estructurales, enzimáticas y hormonales.

Aminoácidos Proteicos

Muchas veces hemos llegado a querer sustituir con ellos las aportaciones de nutrientes. Esto es debido a que después de una aplicación de los mismos, las plantas muestran gran color y desarrollo, pero debemos recordar que los aminoácidos no son nutrientes. Para un mejor rendimiento de los mismos, deben de ser aplicados junto a soluciones nutricionales, ya que su combinación es la mejor manera de rentabilizar nuestro cultivo. De esta manera conseguimos que esos aminoácidos aportados trasloquen los nutrientes dentro de la planta, haciéndolo de manera más rápida y en mayor proporción. Por tanto, hay que prestar atención a este apartado: “no se deben de emplear los aminoácidos solos, sino mezclados con nutrientes”.

Viendo el buen resultado de estas aplicaciones, hace años que venimos desarrollando la gama FERTIGOTA® AMINO, cuya composición es una solución liquida fertilizante más un aporte de aminoácidos libres en la misma, incluso llegamos a conseguir formular soluciones con pH ácido para riego por goteo.

Ya que el potasio juega un papel fundamental en la producción, calidad y rendimiento graso, es el momento de incorporar a nuestro plan de abonado una solución fertilizante FERTIGOTA® AMINO POTASIO.

Gama Fertigota® y el abonado de los frutales de hueso

Comentarios desactivados en Gama Fertigota® y el abonado de los frutales de hueso

Cuando diseñamos el plan de abonado para cultivos de fruta de hueso, tenemos que tener en cuenta la lenta respuesta que tienen estos árboles a la aplicación de los fertilizantes. Los frutales de hueso generan unas reservas de nutrientes por sí mismos de las que se alimentan según sus necesidades en cada fase del ciclo.

Es por esto por lo que no podemos diseñar un plan de abonado atendiendo únicamente a las extracciones de la campaña anterior. Se recomienda realizar análisis de hoja y suelo para detectar las posibles carencias.

Respecto a la fertilización de los frutales de hueso podemos diferenciar 3 etapas:

Brotación y cuajado

En esta primera etapa, las necesidades son modestas y en algunos casos los árboles pueden cubrir sus necesidades únicamente con las reservas acumuladas. Se recomienda un equilibrio 2-3-1. El fósforo fomenta el crecimiento de raíces y la fecundidad de las flores.

Crecimiento de brotes y engorde de frutos

Es la fase en la que el abonado es más intenso. Estos 2/3 meses son críticos para el desarrollo de los árboles y la producción de nuestra cosecha. El equilibrio NPK será de 1-1-2, ajustando la cantidad a las condiciones de nuestro cultivo. El alto aporte de K, dará a los frutos mayor calibre, mejor gusto y color y favorecerá una maduración temprana.

Recolección y postcosecha

En esta fase final, volvemos a reducir las dosis, aplicando un abonado que se diseña para generar las reservas que se usaran al inicio de la siguiente campaña. El equilibrio 2-1-1 suele ser adecuado en esta etapa.

Este nitrógeno proporcionara crecimiento, favorecerá el cuajado y la absorción de nutrientes.

Además de estos equilibrios de macronutrientes NPK, es necesario el aporte de elementos secundarios (Ca, Mg y S), para mayor resistencia celular y producción de clorofila. No podemos dejar de lado la importancia de micronutrientes como Fe, Mn, Zn, B, necesarios para importantes funciones vitales de los árboles.

Los fertilizantes líquidos de la GAMA FERTIGOTA®, de HEROGRA FERTILIZANTES, nos dan la respuesta definitiva para el abonado de la fruta de hueso en todas sus fases. En HEROGRA FERTILIZANTES diseñamos líquidos a medida, pudiéndonos adaptar a las necesidades de cada cultivo en cada momento, pudiendo variar los equilibrios NPK y sobre estos enriquecer los formulados con elementos secundarios y microelementos, con materias primas de alta calidad, ayudando al agricultor a obtener los mejores resultados.

Contacte con nuestro departamento técnico para más información.

FERTIGOTA® GREEN, todo un éxito

Comentarios desactivados en FERTIGOTA® GREEN, todo un éxito

Tras la puesta en el mercado de la nueva línea de abonos líquidos para Fertirrigación, Fertigota® Green, creada en el año 2016, con cinco campos de experimentación del olivar y repartidos por diferentes provincias andaluzas, tenemos el placer de comunicar a nuestros clientes los resultados obtenidos en las más de 30 fincas que estamos suministrando desde el pasado mes de Marzo.

Se iniciaron las primeras aplicaciones con el 10+4+4 Fertigota® Green en los mencionados meses de Marzo y Abril, continuando durante Mayo, Junio y Julio con el 8+8+8 Fertigota® Green y afrontando la última etapa del cultivo con el 4+4+10 Fertigota® Green.

Después de los controles realizados cada semana por los técnicos de Herogra, los resultados están siendo muy positivos tanto en el estado vegetativo de la planta como en el fruto. Los agricultores están sumamente satisfechos, los resultados se pueden apreciar visualmente. Es la mejor forma de comprobar el nacimiento de un excelente producto desarrollado por el equipo Herogra.

Si desea ampliar información sobre esta nueva gama, no dude en consultar a nuestro departamento técnico comercial.

Sistema FERTIGOTA® para invernadero

Comentarios desactivados en Sistema FERTIGOTA® para invernadero

HEROGRA FERTILIZANTES S.A., líder en la fabricación de fertilizantes líquidos, desarrolla una gama de productos especialmente diseñados para la producción en invernadero, aplicando el SISTEMA FERTIGOTA®.

FERTIGOTA® MIXON. Fertilizantes de tipo binario o ternario, con dos o tres elementos minerales en su fórmula. Se suelen trabajar con tres tanques N-P-K, aportando el calcio con nitrógeno generalmente. Diferenciados por colores, nos proporciona una forma de trabajar versátil de manera que podemos regular el aporte de nutrientes según convenga en cada fase del cultivo.

FERTIGOTA® TWIN. Formulados binarios, sustituto directo de la fertilización tradicional con abonos hidrosolubles, pero con todas las ventajas, comodidad y ahorro de los fertilizantes líquidos.

FERTIGOTA® BYA. Sistema para trabajar con dos tanques y mantener las proporciones de los nutrientes de principio a fin del cultivo. Formulamos el equilibrio que nos solicite el agricultor.

Arrancando una nueva campaña en la costa almeriense, HEROGRA FERTILIZANTES S.A. aporta toda su tecnología, experiencia y esfuerzo para dar las mejores soluciones para la nutrición de sus cultivos de invernadero.

FERTIGOTA® y el abonado de cítricos

Comentarios desactivados en FERTIGOTA® y el abonado de cítricos

 

Para conseguir un aumento de nuestra producción de cítricos, debemos restituir las extracciones nutricionales que se producen en el desarrollo de la planta, ajustando los equilibrios de abonado a lo largo del ciclo. El sistema de abonos líquidos FERTIGOTA® de HEROGRA cubre las necesidades del árbol en cualquier fase en la que se encuentre el cultivo.

En una primera etapa, los primeros meses del año, aplicaremos formulados altos en Fósforo para ayudar en el desarrollo radicular.

Conforme avanzamos en el ciclo, en los meses de verano, será muy importante el aporte de Nitrógeno, su aporte en la medida adecuada afectará al crecimiento, la floración y la productividad, así como, en ciertas condiciones, sobre la calidad del fruto.

En una última fase, a finales de verano o principios de otoño según la variedad, tomará entrara en escena el Potasio, de vital importancia para aumentar el rendimiento y el tamaño del fruto.

Obtendremos mejores resultados aportando elementos secundarios y como Mg, Ca, S, Zn o Fe. Sobre todo en las fases previas a lo momentos de mayor esfuerzo para el árbol, como son la floración y el cuaje.

Aportes de materia orgánica también beneficiaran a nuestro cultivo, mejorando la calidad del suelo y facilitando la asimilación del resto de nutrientes.

Con el sistema FERTIGOTA®, con miles de formulados en catálogo, podemos diseñar cualquier equilibrio posible, atendiendo así a todo el ciclo de cultivo según los requerimientos de nuestro cultivo de cítricos. El agricultor tiene la posibilidad de solicitar el equilibrio NPK que más le convenga en cada fase. FERTIGOTA® también ofrece la posibilidad de incluir en sus formulados elementos secundarios y microelementos, incluso enriquecerlos con materia orgánica.

El sistema de fertilizantes líquidos FERTIGOTA®, es la solución completa para su cultivo de cítricos, no dude en contactar con nosotros y descubrir todas las posibilidades que le ofrecemos.

El fósforo: la llama de la vida

Comentarios desactivados en El fósforo: la llama de la vida

Fósforo

Un buen fertilizante fosfatado es aquel que tiene la mayor proporción del mismo soluble al agua

Se trata de un elemento escaso en la corteza terrestre, si es comparado con otros elementos como potasio, calcio, magnesio o azufre. Lo mismo puede decirse a nivel de atmosfera. Antes de la introducción de los fertilizantes fosfatados, pocos suelos del mundo eran capaces de proporcionar suficientes fosfatos para mantener un buen nivel productivo de una sucesión de cosechas.

Los yacimientos de fosfatos en el mundo están formados básicamente por dos tipos de rocas: Fosforitas y apatitos. Los apatitos son rocas ígneas, es decir de procedencia volcánica, de cuyos yacimientos se fabrican fosfatos de extraordinaria calidad, como los fosfatos de Kola (Rusia). En España existían yacimientos, ahora abandonados, en Aldea Moret y Logrosán (Cáceres). Debido a su disposición geológica, en bastantes ocasiones, hace que su explotación no sea viable económicamente.

Las fosforitas son rocas sedimentarias, provenientes de la acumulación de restos marinos durante millones de años, suponen el 85 % de los yacimientos de fósforo a nivel global, extrayéndose en un 75% a cielo abierto. Por su origen algunos yacimientos contienen alto contenido en materia orgánica, metales pesados e incluso fósiles de animales.

Son abundantes en la península de Florida (EE.UU) y Norte de África donde los yacimientos más importantes del mundo están en la costa Atlántica de Marruecos. Como curiosidad, mencionar que un punto donde se apoya la teoría de la deriva de los continentes es la similitud de yacimientos de fosforitas situados en Florida y Marruecos.

Los fosfatos se han convertido en un material geoestratégico, puesto que al ritmo actual de consumo, las reservas actualmente en explotación alcanzan tan solo para 60 años. Si bien existen otras potenciales reservas, económicamente más caras de explotar que alcanzarían junto con las mencionadas anteriormente hasta 200 años de consumo. Debemos de tener en cuenta que el uso de fertilizantes fosfatados industriales data de 1842, es decir, estamos prácticamente a mitad de uso. Por esta razón se están investigando nuevas fuentes de fósforo, dentro de la llamada economía circular, provenientes de residuos orgánicos urbanos, este es el caso de la Estruvita, que podría llegar a suplir el 20 % del consumo mundial.

El fosfato en los vegetales

  • Es un elemento indispensable para la fotosíntesis. Forma parte de compuestos orgánicos que funcionan como reserva, transporte y transferidores de energía en multitud de procesos bioquímicos (ATP, ADP, NADPH, etc.). Forma parte de los ácidos nucleicos y de enzimas.
  • Es un factor de crecimiento estimulado la germinación de las semillas y brotación de yemas. Un suministro adecuado a la planta, mejora la precocidad acortando la fase vegetativa y estimulando la entrada en fase reproductora. Vigoriza a las plantas aumentando resistencia al frío y a enfermedades. Aumenta la calidad de las cosechas.
  • Las necesidades de fósforo son muy altas en cultivos como cereales en general, leguminosas, tubérculos como patata, y todas las hortícolas cultivadas para obtención de fruto: Tomate, berenjena, melón, fresa, etc. Los cultivos forrajeros son los menos exigentes. Hasta un 30 % del fósforo asimilados por las plantas retorna al suelo con los restos de cosecha.

El fósforo en el suelo

Para que los fosfatos puedan ser absorbidos por las raíces de las plantas tienen que estar disueltos en la solución del suelo, es decir tienen que ser solubles en agua. Este fósforo en solución representa una cantidad de entre 0.2 a 1 kg por hectárea dependiendo de la cantidad de agua almacenada en el suelo, cuando cualquier cultivo necesita absorber entre 80 y 150 kg de P2O5 durante su ciclo vegetativo. Por tanto, para una adecuada absorción por parte de las raíces, la solución del suelo se renueva varias veces, pasando fosfatos adsorbido por los minerales del suelo (en las arcillas mediante puentes de calcio, o en hidróxidos de hierro y aluminio) es lo que se conoce fósforo lábil. Los fertilizantes fosfatados solubles al agua incorporados al suelo, elevan la concentración de este elemento en la solución del suelo, aunque en un período corto de tiempo pasan a ser adsorbidos por los minerales de suelo. Existe un equilibrio entre la fase sólida y liquida del suelo.

En los suelos también existe fósforo “dormido” que no puede ser utilizado por las plantas por formar parte de compuestos insolubles como es el caso de fosfatos cálcicos presentes en suelos de pH elevado por encima de 7 o fosfatos de hierro y aluminio presentes en suelos con pH inferior a 5. El pH 6 – 6.5 es el ideal para un correcto funcionamiento sistema de absorción/adsorción, fuera de este rango comienza a acumularse fósforo “dormido”.

Todos los fosfatos naturales son insolubles en agua, mediante un proceso químico industrial, de ataque con ácidos fuertes como ácido sulfúrico o ácido nítrico, el fosforo contenido es estos fosfatos pasa a ser soluble al agua.

De todo lo anterior se deduce que un buen fertilizante fosfatado es aquel que tiene la mayor proporción del mismo soluble al agua. Esto es así, no tiene ninguna otra complejidad. Cuando nos hablan fertilizantes con fosfatos solubles en citrato amónico o soluble en ácidos orgánico, nos están indicando que porcentaje de fósforo “dormido” tiene el fertilizante fosfatado que nos ofrecen.

 

En HEROGRA FERTILIZANTES nos enorgullece fabricar fertilizantes de calidad que, entre otras muchas cualidades, tienen la mayor proporción posible de fósforo soluble al agua. Dentro de nuestra gama de productos ofrecemos:

HEROSOL® MULTICOLOR. Formulas concentradas con fósforo procedente de Fosfato Diamónico (18+46+0) que contiene un 95 % de fósforo soluble al agua, y que además tienen una relación amoniaco / fosfato que se ha demostrado idónea para mantener durante más tiempo el fósforo en la solución del suelo.

HEROSOL® ACIDO. Formulas con fósforo procedente de Fosfato Monoamónico (11+52+0), ideal para terrenos con pH superior a 7, puesto que evitan la formación de fósforo “dormido” durante más tiempo que otros fosfatos.

Herosol optimizado saco

FERTIGOTA® SUSPENSIÓN. Abonos líquidos para abonado de fondo con fósforo totalmente soluble al agua.

FERTIGOTAS® para fertirrigación, fabricados con ácido fosfórico y por tanto con todo el fósforo soluble al agua. Por supuesto todos estos productos exentos de metales pesados, como Cadmio, presentes el algunos fertilizantes como consecuencia de utilizar fosforitas de yacimientos con alto contenido en los mismos, como en el caso de los existentes en la costa atlántica del Africa Subsahariana. Recordar que los metales pesados “envenenan” el suelo convirtiéndolo en totalmente improductivo.